Mostrando entradas con la etiqueta Bioconstrucción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bioconstrucción. Mostrar todas las entradas

Una escalera a medida.





Esta semana, gracias al buen hacer y la paciencia de Chicho el herrero - cultivador de la tierra y encantador de abejas, artesano del hierro, cantaor flamenco de uñas negras y mi hermano (el guapo) - ya tenemos montada la estructura de hierro de la escalera del domo.




Muchas han sido las vueltas que le hemos dado a cómo hacerla funcional sin que nos quitase mucho espacio de la estancia y este es el resultado.

Una viga de hierro central de 16, que sujetará unos escalones de 80 cm de madera. 

La estructura está hecha en dos tramos, el primero llevará los escalones desde el suelo hasta el 1.20 de altura siguiendo la curvatura del domo y dejando 1.80 m hasta la viga para evitar chichones futuros.

Un descansillo que cambia el sentido de la escalera, y que por irregulares, los escalones, le van a dar un gran encanto. Este descansillo une ese primer tramo curvo con un segundo recto que nos lleva al centro de la segunda planta. 

Los escalones, anclados a la estructura de hierro, serán de madera. Pensábamos comprarla y cortarla nosotras, pero al final usaremos para ello la madera de un pino enorme que mi hermano ha tenido que cortar porque las raíces le estaban dañando su casa. Ese pino lo plantaron mis padres cuando nosotros teníamos unos 5 años en la casa de campo familiar que ahora habita nuestro herrero favorito, así que serán unas escaleras con gran carga emocional. 

La idea es pintar de marrón chocolate toda la estructura metálica, que con los los escalones, seguirá la estética que hemos usado en las vigas.

Gracias hermano por ser tan apañao y haberle echao tantas ganas y tanta paciencia a hacer las cosas en redondo - ¡¡¡Con lo que a ti te gusta una escuadra!!! -
Gracias a Pedro de antemano por prestarse a hacer rodajas de pino para los escalones, si no es por ti y tu "maquinucho" sería imposible. 
Gracias Erica por darle tanta alegría a mi hermano con tu presencia, por mancharte las manos de barro y plantarle cara a tu miedo a los gallos gallegos

Ha sido una gran semana para Pájaros en la cabeza.

Empezando la casa por el tejado



Hace unas semanas, buscando en milanuncios.com un fregadero de piedra para instalar en domo, me encontré de cara con una de esas supergangas a las que no se puede una resistir.


¿¡¿¡¿¿¡3500 tejas árabes por 60 euros..... A ver como no las compras?!?!?




Estando a punto de dar fin al domo, y teniendo en cuenta que antes o después empezaremos a construir el resto de la casa, que se prevee con tejado normal, no hemos podido resistirnos a comprar esta ganga.

Las tejas estaban en Corral de Calatrava, a unos 30 minutos de Ciudad Real y aunque nuestra primera opción era ir a recogerlas en furgoneta y hacer varios viajes, al final decidimos que por comodidad, para poder cargarlas con un toro, alquilábamos un camión.

Para vaciar el camión en la parcela contamos con Mikele, Estebin y Alberto el transportista. Así entre los 5 jabatos en una hora y media teníamos todo nuestro ajuar colocado en palets esperando a que llegue la hora de entrar en escena.

Muchas gracias a los joyeros de Corral por vender tan barato, a Nicolás, el del toro, por ayudarnos a cargar el camión y por supuesto a los 3 descargadores  por darnos facilidades para que comencemos nuestra casa por el tejado....así ya se pueden ir posando en el los pajaretes.



Escaleras para un domo de superadobe



Hasta tomar la decisión de hacer una escalera de hierro a medida para nuestro domo, hemos barajado opciones hasta poner el cerebro a punto de nieve.

Hacemos en este post un repaso de todas ellas y el porqué fueron rechazadas.




El gran problema que surge al pensar en poner escaleras a un domo es la curvatura de la cúpula, que exige que la salida de la escalera llegue más o menos al centro de la estancia superior, que es donde la cúpula cuenta con más altura.

Nuestras opciones desechadas, todas ellas de ahorro de espacio, son las siguientes:

De caracol. Además de que a Esther no le gustan mucho por que se marea, para salvar el problema de la curvatura, teníamos que ponerla prácticamente en el centro del domo y nos estropeaba la amabilidad de la circunferencia.

Adosada a la pared. Fue la primera opción, ir dejando escalones encallados en la construcción para poder subir siguiendo la curvatura del domo. No es viable porque tenemos las vigas. Llegamos a pensar en esta opción como escalera externa pero generar una puerta en la zona alta del domo es algo muy complicado.

Vertical. La opción mas barata y la que menos espacio ocupa, una escalera vertical de mano, pero es una cutrez muy incómoda e insegura.

Vertical extensible (de trastero americano) que la escalera se esconde al cerrar la puerta, en la parte superior necesita unos mecanismos donde va insertada la escalera que nos comía mucho espacio de la habitación. Además de más caras siguen siendo una cutrez incómoda e insegura.

Escalones opuestos. Te obligan a pisar siempre con el mismo pie cada escalón, y son una pijada bastante cara.

Ante todo este pampaneo hemos decidido hacer a medida la escalera que queremos.
En un primer tramo van unidas a la pared, hasta que la altura que vamos tomando llega al 1.80, para evitar darnos con las vigas en la cabeza, a partir de ahí tendremos un descansillo de dos peldaños que nos da la posibilidad de cambiar la dirección de subida y sigue en recto hasta el centro de la estancia superior. 

Estos son los planos del diseño definitivo que llevará a cabo la mano experta del herrero de la familia. 






Suelo de madera reutilizada



Nuestra filosofía de reutilización, y -por qué no decirlo - nuestro bolsillo, nos hace siempre buscar una solución poco convencional.
En el caso del suelo de madera de la habitación hemos optado por darle una segunda vida a la madera de encofrar.

En este post mostramos todo el proceso.




Sali, Miguel y Javi posando con las maderas
de encofrar recién llegadas.

Localizamos por "mil anuncios. com" a Enrique, un señor de Daimiel (a 30 km de Ciudad Real) que se dedica a comprar en subasta y a vender a bajos precios, los materiales de las empresas de construcción que últimamente han ido cerrando.
A él le hemos comprado gran parte de las herramientas que hemos utilizado en nuestra obra, entre ellas, las maderas con las que hemos montado el suelo.


Javi y Miguel dándole
 al cepillo




Lo primero: cepillar bien cada tabla, para quitar suciedad y esa primera capa de pintura amarilla resistente al agua que lleva la madera de encofrar.

Después, planteamos el suelo.
Sali y Esther planteando el suelo y las vigas
para diseñar el puzzle


El "gran problema" es que los tableros siempre son cuadrados y nosotras tenemos una superficie redonda. Así que empezamos por poner la madera en el suelo y dibujarle encima el círculo, con 5 centímetros de margen para dejarlos incrustados en la construcción.

Encima de ese círculo marcamos con cuerda, la ubicación de las vigas a las que debía ir anclado. Hemos intentado que cada madera tuviese como mínimo dos vigas en las que apoyar.
La chacha Ana dándole a la lija

Una vez montado el puzzle de madera, asignamos a cada tabla un número, dejándolo todo plasmado en un croquis en papel para que llegado el momento de montar no hubiese problemas.

Desde ahí pasamos a cortarlas para conseguir la forma redonda de la superficie de nuestro suelo.

Poco a poco hemos ido lijando cada tablero hasta dejarlos suavitos y sin astillas. Para ahorrar trabajo, este proceso solamente se ha hecho en la cara de los tableros que será transitable, la parte de abajo, que será a su vez el techo de la cocina, se ha pintado del mismo blanco del que irán pintadas las paredes, para dar más luminosidad a la estancia.

Además le dimos una capita de tratamiento anticarcoma, para asegurarle una larga y sana vida a la madera.

Para tapar los huecos hemos aplicado una masilla de madera hecha por nosotras mismas, con cola blanca y el serrín que hemos ido sacando da las propias tablas.

Esther aplicando masilla casera
Si quieres aprender aquí tienes el enlace

         
Mikele y Laura flipando con las reparaciones
de medida que hay que hacer.
Una vez quitados los andamios del interior del domo, que imposibilitaban la colocación del suelo, hemos hecho una roza que nos ha servido para pasar el cableado para la luz y para incrustar el suelo en la construcción.

Al colocar las tablas en su sitio según el croquis de papel - como era de esperar - hemos tenido que reparar algún error de medida, puesto que la circunferencia del domo, al estar hecho a mano, no es una circunferencia perfecta.


Después de reparar los errores y volver a casar todo el puzzle en el sitio, hemos anclado las maderas a las vigas con tornillos finos.












Hoy mismo hemos empezado a tapar los huecos de las rozas donde va insertada la madera.

¡¡¡¡¡Nuestra habitación ya tiene suelo!!!!

Solo queda tintar y barnizar al gusto para que esté definitivamente acabado...




La caseta de Pancha

 
Cuando Pancha llegó a nosotras le preguntamos que quería, y nos dijo: "po´yo quiero una casa pioclimatica como vusotras" (Pancha habla así un poco agitaná) y nada, como estaba recién llegada y queríamos meternosla en el bolsillo de por vida, pues nos pusimos a ello.







La estructura de la casa está hecha con palets, todos ellos traídos en exclusiva de los más selectos contenedores de Ciudad Real para el confort y bienestar de nuestra mastina guardiana.

Esta estructura está colocada sobre una base de drenaje rellena de piedra que evitará las humedades no deseadas. Los perros reumáticos lo pasan mal.

La estructura está rellena del mortero de regularización del domo que había caído al suelo en el momento de la aplicación. Aprovechamos que teníamos que hacer limpieza antes de hacer la solera de cal, y con lo que sacamos del interior generamos las paredes de barro y cal resistentes al frío y al calor.

Para la estructura del techo hemos utilizado un par de tableros de madera de encofrar que estaban bastante feos después de haber servido de andamio durante toda la obra y a ellos les hemos colocado unas barreras que servirán para retener la tierra de la cubierta verde que coronará la casa de Pancha.  De momento no hemos rellenado de tierra la bandeja y la idea es esperar al otoño, para evitar los calores a las plantas de la cubierta, seguramente cactus y siemprevivas adaptados a estas zonas.

Para evitar el sol directo mientras los árboles comienzan a hacer su función sombreadora, hemos generado un alero de caña con forma redondeada, que le da a la casita un rollo to caribeño.

Las fotos de este post estan tomadas hace unos días, hoy la casita está encalada y blanquita aunque Pancha sigue prefiriendo dormir bajo la morera a meterse ahí....¡¡¡Hay que joderse!!!....ya llegará el invierno y nos darás las gracias.

Curso de soleras de cal



Los pasados 25 y 26 de junio, tuvo lugar en nuestra parcela el curso de soleras de cal que llevábamos anunciando desde hace meses, impartido por Laurent Coquemont, el rey de los trabajos con cal y tierra.




Grupo de alumnos en las clases teóricas bajo la morera.
Los alumnos empezaron a llegar el día 24 por la tarde-noche, así pues, antes incluso de empezar el curso, comenzó la convivencia y tuvimos la posibilidad de conocernos tranquilamente antes de estar inmersos en las enseñanzas de Laurent.

Hemos tenido con nosotras a 10 participantes de mucho nivel, entre ellos restauradores, arquitectos, arquitectos técnicos y muchos otros dedicados al mundo de la bioconstrucción en cuerpo y alma.
Prueba para saber la cantidad de cal ideal para los áridos que
compondrán el hormigón.
Ha sido un gusto conoceros, aunque al estar rodeada de gente que sabe tanto de estos temas, te das cuenta de lo inconsciente que has sido al pensar que hacerte tu propia casa es cosa sencilla.

Comenzamos el 25 por la mañana con una clase teórica en el aula de formación de AJE (Asociación de Jovenes Empresarios) de Ciudad Real, donde tienen la oficina nuestros chicos de Ecoop. A las 12, hicimos una pausa para tomar algo y marcharnos a la sombra de nuestra morera. Laurent Coquemont tiene una forma muy gráfica mostrar la teoría, haciendo miles de demostraciones practicas con el material para afianzar los conceptos teóricos que esté trabajando en ese momento, por tanto era mejor seguir allá donde la tierra no mancha.

Preparando la primera hormigonera según las dosis establecidas
anteriormente en las clases teóricas.

Antes de comenzar a "albañilear", Coquemont deja claros con explicaciones y demostraciones prácticas simples todos los conceptos y las formas de actuar y de ser de los materiales que intervienen en la construcción con tierras, arenas y cales. Comportamiento de los áridos del hormigón entre sí, comportamiento del agua con los distintos materiales, distintas propiedades del hormigón dependiendo si se hace con cal hidráulica o cal aérea....

Extendiendo dos tipos de mortero de regularización sobre la solera
improvisada para practicar acabados en cal.
La tarde del primer día se invirtió en dejar claras las bases del mortero que se utilizaría en nuestra solera en particular y por qué y en organizar la jornada de trabajo del día siguiente.

El día 26, a las 10 de la mañana pusimos en marcha la hormigonera y comenzó el trabajo duro, mucho más llevadero cuanta más gente hay.

A primera hora de la tarde la solera estaba completamente hecha y cubierta de plástico, para garantizar la evaporación lenta del agua que contiene el hormigón y evitar fisuras y grietas no deseadas.


Mientras tanto se fueron simulando las fases de varios acabados de cal en una solera improvisada para la ocasión fuera del domo.


Esta es la pinta de nuestra solera antes de rellenar los huecos
de los reglés de metal que hemos usado como guía para el nivel.



La valoración global del curso es positiva.
Tenemos la solera hecha, hemos podido alcanzar el número de alumnos que nos posibilitaba pagar los honorarios de Coquemont sin perdidas por nuestra parte y hemos conocido a 10 grandes personas que desde la semana pasada ya forman parte de la familia que ha dado vida a nuestros Pájaros en la cabeza.







Interiores de cal y arena





Todo sobre el acabado interior de cal y arena en el domo de superadobe "Pájaros en la cabeza". Antes de ponernos manos a la obra con el acabado final interior hemos hecho muchas pruebas de materiales y de aplicación de los mismos, hasta dar con el más ideal.




Las premisas eran:
- Usar materiales que ya tuviésemos, es decir, no tener que comprar morteros especiales.
- Que fuesen fácilmente aplicables por nosotras.
- Que se pudiese pintar encima.

Hemos hecho las siguientes pruebas:
Arcilla del terreno y  paja bien picada. Cribando la tierra del propio terreno y añadiéndole pequeñas briznas de paja que eviten las grietas de la arcilla. Este acabado a pesar de gustarnos mucho por ser un acabado muy suave y gratuito, lo descartamos por el gran trabajo que nos daría tener que sacar, cribar, amasar y picar la paja. Además de no estar seguras de si en un futuro no muy lejano podría generar vida, puesto que la tierra del terreno contiene sin duda semillas pequeñas que no se extraían en el cribado.

Yeso. Acabado durísimo y finísimo, no excesivamente caro. Pero lo descartamos por la dificultad de aplicación puesto que el yeso fragua muy rápido y nosotras, a pesar del trabajo que llevamos realizando estos meses, no somos tan hábiles con la llana. Además las irregularidades del mortero sobre el que debíamos aplicarlo eran muchas y no tenemos ni idea de como reacciona una capa de yeso que por unos sitios es de 3 cm y por otros de 1 mm.

Marmolina y cal. Hicimos alguna prueba de marmolina y cal por ser la marmolina un árido con granulometría pequeña para garantizar un acabado más fino. Usamos los excedentes del intento fallido de acabado de la cúpula con este materialQueda bonito pero es un acabado caro, así que queda descartado.


Ventana oeste
Cal y arena de rio blanca. La arena que hemos usado normalmente en la obra es arena de río blanca lavada, lo que quiere decir que en el proceso de lavado desaparecen las granulometrías más pequeñas. Cuando hemos hecho pruebas con ella, quedaba un acabado más tosco. Rechazamos esta mezcla por ello, pero preguntando como mejorar esta carencia del árido nos recomendaron mezclar nuestra arena de río blanca con arena de Záncara, que es prácticamente lo mismo pero sin lavar.

Cal, arena de río blanca y arena de záncara. Esta es la mezcla elegida. Tiene un acabado parecido al que nos procuraba la marmolina, pero algo más oscuro (cosa que nos da igual porque vamos a pintar). Hemos usado esta mezcla en las proporciones 1 de hidróxido de cal, 2 de arena de río cribada, 2 de arena de záncara cribada.

Ya tenemos la solución ganadora.
Ahora a darle duro a la aplicación.

Empezamos hace dos semanas con los acabados en la parte superior del domo. En esta parte, por tener mucha curvatura, resulta más difícil trabajar los revocos con herramienta (llana o paleta), así que se ha aplicado enteramente con la mano, haciendo una dura labor de regularización posterior a base de fratasar (me encanta este verbo albañilero).
Hueco de la escalera y rozas perimetrales
para incrustrar el suelo de arriba
               
                  Cierre de la cúpula






En  estos momentos está completada la cúpula a falta de insertar las tablas del suelo superior en la roza perimetral para dejarlo bien anclado.

Belén.... somos unas "fratasadas"













En la planta baja hemos trabajado el acabado con llana hasta los dos metros, ya que la escasa curvatura de la construcción daba la posibilidad de trabajarlo con herramienta en vez de con la mano. La llana prensa más el acabado, por lo que queda más liso y duro. Así pues, a falta de rematar en los encuentros con los suelos, el domito ya está vestido por dentro.

Domo adentro



Desde que quitamos los andamios, hace unas semanas, estamos trabajando a tope en el interior del domo, tenemos mucho trabajo y poco tiempo puesto que hay que tener todo enlucido y limpito para el taller de soleras de cal el día 24.







Después de quitar el andamio hemos tenido que reparar los huecos que éste dejó en la estructura, repitiendo las sucesivas capas que se han ido dando en cada momento al domo completo.

Imágenes de los huecos generados por los andamios fuera y dentro del domo.






Contamos con la inestimable ayuda de Paco, un amigo electricista, para que nos aconsejase en el diseño de la instalación eléctrica.
Según los planos de Sali, estuvimos marcando con una lechada de cal la ubicación de los cables, las cajas de distribución y las cajas de mecanismos que compondrán todo el sistema eléctrico.

Esther con Paco y Miguel Bejarano el día de la planificación eléctrica.






Después de esto, picar las rozas de las paredes donde insertar el tubo corrugado por el que irán en un futuro los cables, enchufes e interruptores.

Fran y Alberto fijando tubos corrugados y cajas de distribución.





Hemos aprovechado que teníamos que volver a hacer mortero de regularización para tapar las rozas de electricidad,  para repasar las imperfecciones que quedaban en el interior del domo.
Reforzar el mortero que recubre las puertas y ventanas con una malla mosquitera y otra capa de revoco de arcilla, haciendo así más potentes los agarres en esos lugares donde la regularización está enganchada en dinteles de madera y no en sacos de superadobe.

Vista del dintel de una ventana reforzado y roza de electricidad tapada a la izquierda de la foto.


Una vez acabado todo lo anterior, hemos buscado cuál podía ser la mejor opción para los acabados interiores. Las premisas eran:
- Usar materiales que ya tuviésemos, es decir, no tener que comprar morteros especiales.
- Que fuesen fácilmente aplicables por nosotras.
- Que se pudiese pintar encima.

Hemos hecho muchas pruebas de cal y arena con distintas dosis, arenas cribadas, marmolina, yeso y arcilla.
Al final la ganadora ha sido una mezcla de hidróxido de cal con arena de río blanca cribada y arena de záncara cribada al 1-2-2.

He aquí Patric Suais
(el que na más empezar la peli ya estaba muerto)
fratasando ventanas superiores. 
En estas semanas habéis sido muchos los que habéis tenido a bien pasar un rato y echar una mano en las tareas de Pájaros en la cabeza, a todos mil gracias, sobre todo a los incansables Sali, Alberto, Fran y Miguel Bejarano; qué bueno es teneros siempre ahí, muchachos, sois los mejores.
Pero queremos hacer una mención especial a Marta y Laura, que estuvieron aquí 3 días y con ellas empezamos a trabajar en el revoco fino en la planta superior.

Gracias chicas por vuestra presencia llena de música en directo, tontunas increíbles, gritos de madre, hadas que regresan a casa, decenas de elefantes amarillos y una tonelada de risas.

Os queremos.

Así de bonita ha quedado la segunda planta con el acabado final.

Taller de solera tradicional de compresión de hormigón de cal y acabados en cal




Toda la información sobre el taller teorico-práctico de solera de compresión con hormigón de cal y acabados que se llevará a cabo el 25-26 de junio en "Pájaros en la cabeza", impartido por el experto en construcción con tierra Laurent Coquemont.





Fechas y duración 
25 y 26 de junio de 2014.
Dos jornadas de trabajo, el primer día será de formación teórica y el segundo de formación práctica.

Lugar
En el domo del proyecto "Pájaros en la cabeza"
Ciudad Real, capital.

A quién va dirigido 
Arquitectos, arquitectos técnicos, técnicos superiores, profesionales de la construcción en adaptación con un proyecto profesional en relación con la bioconstrucción o la restauración y mantenimiento del patrimonio, auto-constructores y propietarios de edificios antiguos.

Objetivos 
  • Dar a conocer el potencial de la cal como material de construcción, hacer comprender sus principios básicos, favorecer la autonomía en las reglas del arte para la bioconstrucción y el mantenimiento y la restauración en el patrimonio tanto monumental como popular. 
  • Comprender los principios básicos de la formulación de hormigones y morteros. 
  • Asimilar los principios básicos para la realización de una solera. 
  • Principios de drenajes y control de las humedades. 
  • Prever los posibles desórdenes y cómo afrontar posibles patologías en caso de edificios antiguos. 
  • Aprender a través de la práctica y las herramientas a ejecutar en obra una solera de cal.
Aunque este curso es específico de soleras, también aclararemos preguntas generales sobre la cal: ¿qué es la cal?, ¿cuál utilizar?, ¿dónde?, ¿por qué? y ¿cómo aplicarla?  
También abordaremos las soleras aislantes y las cubiertas de los techos terraza. 

Programa formativo 
Los objetivos mencionados se reparten en cinco unidades: 
  1. El papel y la importancia de los morteros y hormigones: definición y clasificación de los áridos, análisis de distintos áridos, la curva de granulometría, el equivalente arena, el índice de vacío. 
  2. Las cales. 
  3. Principios fundamentales sobre las soleras. 
  4. Desordenes y patologías relacionadas con las soleras. 
  5. Formulación y puesta en obra de una solera de cal. 
Coste 
80 euros, con alojamiento y manutención incluidos. 
El alojamiento se puede realizar en régimen de acampada o furgo en la misma parcela del curso, o también en el piso de las promotoras del proyecto. 
La manutención consta del desayuno, almuerzo y comida, dejando las cenas a parte para autogestionarse entre el grupo.

Reserva 
Debido a la limitación del espacio de trabajo se plantea el curso para un grupo de hasta 10 personas, por lo que quien desee reservar su plaza deberá ingresar el coste en la cuenta: 

IBAN: ES87 2100 1698 11 0100484918 (CAIXA) Miguel Angel Muñoz Rubio

Contacto 
info@ecoop.es
610 730 867 (Antonio)
606 831 248 (Laura)